domingo, diciembre 17, 2017

Pedro Pablo Arencibia Cardoso: EL OTRO SAN LÁZARO


Tomado de http://www.vitral.org

EL OTRO SAN LÁZARO

Por Pedro Pablo Arencibia Cardoso

En el número nueve de la revista «Vitral», correspondiente a los meses de septiembre y octubre de 1995, el Padre Mariano Ruiz responde la pregunta de que si existió un santo mendigo llamado Lázaro. La respuesta, para aquellos que no han podido leer el artículo, es que no consta históricamente la existencia de tal mendigo, pero tampoco se puede afirmar que este nunca existió. A lo anterior el Padre Mariano añade, después de una breve y acertada argumentación, que en el cielo se encuentran infinitos Lázaros similares al mendigo que aparece en el relato de ficcíón, conocido como la parábola del pobre Lázaro y el rico; el cual a arece escrito en Lucas 16,19-31. El sacerdote plantea, al final de su artículo, que el primero de esos Lázaros que brillan en el cielo, es el mismo Cristo Jesús, el cual pasó hambre y sed, cansancio y agonía en su transitar junto a nosotros.

(Parábola: Lázaro y el rico epulón)

El san Lázaro mendigo, es uno de los santos más venerado por nuestro pueblo. Su imagen, extraída muy probablemente del mencionado relato de ficción, está presente en numerosos hogares cubanos; recibiendo su imagen, en algunos casos, un inapropiado culto de adoración que solo debe ser ofrecido a Dios.

En este artículo deseo hablar de otro santo llamado Lázaro, cuya existencia histórica está comprobada y que sin embargo, es ignorado por muchos de los cubanos. Este santo es la única persona, en los escritos bíblicos, por la cual Jesús lloró (Juan 11,35). Jesús lloró por Jerusalén, lloró en el Monte de los Olivos por su suerte y lloró por este amigo amado, el difunto y posteriormente resucitado Lázaro de Betania.

(San Lázaro cuando fue resucitado por Jesús)

Lázaro vivió junto a sus hermanas Marta y María en la aldea de Betania (de ahí su apelativo), hoy llamada El-Azarié, la cual está situada cercana al Monte de los Olivos y de Jerusalén. Su casa fue un lugar frecuentado por Jesús para el descanso y la enseñanza (Lucas 10,38-42). A Jesús lo unía una especial amistad hacia esas tres personas (Juan 11, 3-5), tal es así, que al ver el dolor que había causado la muerte de Lázaro, Jesús se estremecio en espíritu, se conmovió y lloró (Juan 11, 33-36). En el Evangelio de San Juan, en su capítulo 11 se puede leer en detalles todo lo concerniente al pasaje en el cual Lázaro es resucitado.

Después de resucitado, según la Tradición de la Iglesia, Lázaro se convirtió en obispo de Betania y posteriormente de la Isla de Chipre, hasta que finalmente dirigió, por espacio de 30 años, la Diócesis de Marsella. Predicó el Evangelio e hizo sucumbir la idolatría ante la Cruz de Jesucristo. Obró muchos milagros, incluyendo el resucitar muertos, para el bien de su prójimo. Fue torturado y finalmente decapitado por orden de un procónsul romano, convirtiéndose así en un mártir cristiano. Actualmente en Marsella existe una Basílica que lleva su nombre. La devoción hacia San Lázaro en esa gran ciudad es notable.

(San Lázaro con sus hermanas María y Marta)

La iglesia primitiva consideró, desde sus primeros momentos, que los mártires cristianos, al morir, se unían indefectiblemente a Cristo, pues ellos habían dado muestra de una gran fe y del mayor amor que alguien podía tener hacia Cristo. Jesús había dicho que nadie tiene mayor amor que aquel que pone su vida por sus amigos (Juan 15,13). En el Libro del Apocalipsis, escrito alrededor del año 95 d.C., podemos leer versículos que atestiguan la presencia de esta convicción en la iglesia primitiva:

«Cuando el Cordero rompió el quinto sello, vi debajo del altar con vida a los degollados a causa de la palabra de Dios y por haber dado testimonio debido. Y gritaban con voz potente diciendo:

-Señor santo y veraz, ¿cuándo nos harás justicia y vengarás la muerte sangrienta que nos dieron los habitantes de la tierra?.

Se les entregó entonces un vestido blanco a cada uno y se les dijo:

-Aguardad un poco todavía. Aguardad hasta que se complete el número de vuestros compañeros y de vuestros hermanos que, como vosotros, van a ser martirizados.»

Apocalipsis 6, 9-11

Observemos que el lugar donde están los mártires no es el polvoriento y oscuro Seol, del cual se habla en el Antiguo Testamento, sino un lugar muy cerca de Dios. En ese lugar ya ellos participan de la vida inmortal y esperan el final de todos los tiempos para recibir su segunda, completa y definitiva retribución: la resurrección al final de todos los tiempos (resurrección escatológica).

Lázaro de Betania dio su vida por amor a Cristo y a sus hermanos en la fe, Al morir un mártir cristiano, su tumba era visitada por los otros cristianos, los cuales celebraban vigilias y actos litúrgicos en dicho lugar; estas celebraciones se efectuaban también en los aniversarios de su muerte y se hacían, entre otras razones, para conmemorar el paso del mártir hacia la verdadera Vida o sea su verdadero nacimiento, pues ese fue el momento, en que de manera definitiva, se unió a Cristo. El día de celebración de este santo obispo es el 17 de Diciembre.

Algunas personas no entienden el por qué los santos están en altares y se les celebran sus días. Los altares y los días de sus celebraciones no debemos verlos desde un punto de vista estrecho, o sea, erigidos y conmemorados para el santo en sí; debemos verlos erigidos y conme-morados para ese Dios, por el cual y para el cual ese santo vivió y murió.

Con respecto a las potencialidades y posibilidades que tienen los santos que están gozando de la presencia del Señor, y en particular san Lázaro, debo aclarar que lo único que pueden hacer ellos por nosotros es orar ante Dios, al igual que lo hacen en vida muchos de nuestros hermanos a los que les pedimos esa acción. Es cierto que la oración eficaz, o sea insistente, del justo puede mucho, como se puede leer en Santiago 5,16, pero debemos entender que nadie nos puede dar algo que Dios no nos quiera dar. Es frecuente ver personas, que en la práctica, su religiosidad está centrada en los santos. El cristiano verdadero coloca a Cristo como su centro o sea profesa una religión cristocéntrica. La religión en la que en la práctica las figuras centrales son los santos, no es una religión cristiana sino santera como en más de una ocasión han expuesto en sus homilías el señor obispo y nuestro cura párroco. En el artículo «Dioses e ídolos», publicado en el número diez de «Vitral», expongo otros elementos relacionados con lo planteado anteriormente.

(Basílica de San Lázaro, Marsella, Francia)

Deseo mostrar una oración en la cual se muestran correctamente varios de los elementos esenciales, que debemos conocer y tener en consideración en nuestra relación con los santos. La oración se copió de un material correspondiente a una novena al obispo san Lázaro, la cual se efectuó en diciembre de 1926. El material nos fue gentilmente brindado por la Sra. Gloria Álamo la cual ha sido una celosa depositaria que ha cuidado con mucho amor, y durante muchos años, documentos religiosos que un día pertenecieron a familiares ya fallecidos. La oración posee la correspondiente Licencia Eclesiástica.

«Omnipotente y sempiterno Dios, que con un solo Fíat creasteis el mundo de la nada, cuya mirada diste de hermosura al universo, cuyo contacto conmueve los ejes del globo terrestre, cuyo poder da vista a los ciegos, habla a los mudos, oído a los sordos, salud a los enfermos y vida a los muertos, mostrad, Señor mostrad la grandeza de vuestro infinito dominio sobre cuanto existe, honrando a vuestro Siervo San Lázaro con milagros que confirmen siempre su gran fama de santidad con que vivió y murió en el mundo.

Esta gracia os pido por los méritos de Jesucristo que con vos vive y reina por los siglos de los siglos. Amén. »

En la oración se destaca la preeminencia de Dios, y en particular, muestra quién es el verdadero autor de los milagros: Dios; así como el por qué Dios concede milagros en nombre de un determinado santo: confirmarnos la santidad del santo y con esto demostrarnos que nosotros, simples mortales, podemos llegar a la santidad. También muestra que esas gracias o regalos se piden no por los méritos del santo en cuestión, sino por los méritos acumulados por Jesucristo hombre (también verdadero Dios), único Mediador entre Dios y los hombres según se lee en 1-Timoteo 2, 5.

Deseo plantear, antes de pasar a otro ángulo del presente trabajo, que la celebración de novenas en nuestra Iglesia Católica tiene su origen en los nueve días que estuvieron orando en el aposento alto los apóstoles, la Virgen María y otros después de la Ascensión de Cristo y hasta la llegada del Espíritu Santo en el día de Pentecostés. Los nueve días se pueden inferir de: Hechos 1, 3-9; 1, 12-14; 2, 1-4 y de las características de la Fiesta de las Siete Semanas (o Fiesta de la Primera Gavilla) que aparecen en los libros Levítico y Deuteronomio.

Continuando con nuestro tema central diré que en Cuba, al igual que en otros países, algunos de los santos católicos han sido utilizados para esconder deidades (o sea divinidades o dioses) de otras religiones como por ejemplo la religión Yoruba-Lucumí. La razón de esto y en general del mimetismo coyuntural (más que sincretismo religioso) que tomaron esas religiones fueron las condiciones sociales y religiosas a las que fueron sometidos en América los esclavos negros procedentes del continente africano. Entre esas condiciones estaban la prohibición de la práctica de sus religiones paganas y la imposición del catolicismo. Una de las divinidades africanas que se escondieron bajo el ropaje de un santo católico fue Babalú-Ayé al que asociaron con san Lázaro. Para conocer a cuál san Lázaro lo asociaron debemos tener en cuenta, que el criterio utilizado para asociar el santo cristiano correspondiente, era su apariencia externa con la divinidad pagana y no su vida o personalidad. El antecedente de Babalú-Ayé era una divinidad africana que era temida de tal manera, que su nombre prácticamente no se pronunciaba. Esa divinidad había padecido viruelas, otras fuentes plantean que sífilis por la vida de jolgorio y mujeres que llevó cuando eran joven, y llevaba las huellas de esa enfermedad en su cuerpo; de esto último podemos inferir que el san Lázaro asociado a Babalú-Ayé es el san Lázaro mendigo.

(San Lázaro, el de las muletas)

Muchas personas del pueblo cubano atribuyen curaciones milagrosas a este ambiguo san Lázaro-Babalú-Ayé, que es capaz, según la creencia popular, de enviar desgracias a todo aquel que incumple sus promesas hacia él, algo inconcebible en un santo cristiano, pues el Amor es el lazo más íntimo que lo une con Dios y le hace partícipe de la vida divina. En el artículo «Inmortalidad y Salvación» que se publicará próximamente, profundizo en el papel fundamental que juega el Amor en nuestra salvación.

Muchos cristianos plantean que es satánico el origen de las sanaciones que se producen de vez en cuando, pero muchas menos veces que las esperadas, en personas que han visitado determinados lugares donde se práctica el paganismo o la idolatría. En la Biblia se condena la idolatría y la visita a los lugares donde ella se practica, así como las consultas a muertos:

« Que no haya en medio de ti nadie que haga pasar a su hijo por el fuego que no haya adivinos, ni nadie que consulte a los astros, ni hechiceros, que no se halle a nadie que practique encantamientos o consulte los espíritus, que no se halle ningún adivino o quien pregunte a los muertos.»

Deuteronomio 18, 10-12

«¿No saben, que los injustos no heredarán el Reino de Dios?

No se engañen: no heredarán el Reino de Dios los que tienen relaciones sexuales prohibidas, ni los que adoran a los ídolos, ni los adúlteros, ni los homosexuales de toda clase, ni los ladrones, ni los explotadores, ni los borrachos, ni los chismosos, ni los estafadores. »

1 Corintios 6, 9-1 0

Sin embargo, podemos caer en el pecado imperdonable que se plantea en Mateo 12, 22-32 al evaluar de satánicas la totalidad de esas curaciones, pues en algunas de ellas puede estar presente la obra del Espíritu Santo. Un pasaje bíblico que nos ayudará a comprender lo anteriormente planteado es el pasaje del paralítico de la piscina de Betesdá (Juan 5, 1-15).

La piscina de Betesdá, según datos históricos hallados en recientes excavaciones, era un lugar pagano donde se decía que el dios Esculapio curaba de cuando en cuando a enfermos que iban buscando su curación. Los judíos desde su fe explicaban esas curaciones mediante la intervención de un ángel. Cristo visitó ese lugar pagano y curó allí a un paralítico sin temer que lo tildaran de pagano o que dijeran que esa curación en un lugar pagano favorecía al paganismo; la misericordia de Dios se impuso.

Cristo en el momento de hacer el milagro no se dio a conocer al paralítico (Juan 5, 12-13), por lo cual el paralítico y el resto de los ahí presentes podían pensar, entre otras cosas, que fue la intervención del dios Esculapio o del ángel la que produjo el milagro. Cristo, como siempre, no le exigió nada al paralítico para hacer el milagro ni por haberlo realizado, solamente le dijo toma tu lecho y anda; dejó a la decisión del paralítico el escoger quién había sido el hacedor del milagro. El hombre escogió acertadamente y se dirigió al templo a darle gracias a Dios, el único autor del milagro, no le dio gracias al ángel ni al dios Esculapio. Fue precisamente en ese momento que ocurre el segundo encuentro del paralítico, ya sanado, con Jesús; en esa oportunidad Jesús le dio el mandato que no volviera a pecar, refiriéndose muy probablemente al hecho de que quizás en el futuro el antiguo paralítico quisiera, por alguna otra razón, visitara nuevamente ese lugar pagano y «milagrero»; Jesús le explicó la razón de ese mandato: «no sea que te suceda algo peor». Todos los cristianos sabemos que lo peor que nos puede suceder es que nos apartemos de la gracia de Dios, el cual se nos dio a conocer plenamente en la persona de su hijo Cristo Jesús. En ese segundo encuentro hubo algo más importante que la curación de un enfermo; estuvo presente el problema concerniente a la salvación de su alma.

Muchas de las personas que visitan lugares paganos argumentan que ellas no se apartan de Dios, porque ellas siguen creyendo en Dios y saben que sin Él, no se puede hacer nada. El apartarse de Dios no es solamente desconocer o ignorar a Dios y su poder, es también no sentirlo como lo más cercano a nosotros y a nuestras vidas (Mateo 22, 37-38).

************
Bibliografía
La Biblia (Latinoamérica), Edición Pastoral, Editorial Verbo Divino, Navarra, España, 1972.
Novena al Glorioso San Lázaro, Imp. Avisador Comercial, La Habana, Cuba, 1926.
Álvarez A. y Porbén P.P., Sincretismo Popular... Mimetismo Coyuntural, Revista Vitral No. 7, Centro Católico para la Formación Cívica y Religiosa, Diócesis de P. del Río. Cuba, 1995
Arencibia Pedro P., Dioses e ídolos, Revista Vitral No. 10, Centro Católico para la Formación Cívica y Religiosa, Diócesis de P. del Río. Cuba, 1995
Nuevo Diccionario de Espiritualidad, De Fiores S., Goffi T., Guerra A., Ediciones Paulinas, Madrid, España, 1985
************
  


Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Rolando Cartaya y Alvaro Alba: 17 de diciembre, fecha crucial en la historia de Cuba y Estados Unidos. Otro 17-D en la historia de las relaciones bilaterales..




Tomado de https://www.martinoticias.com

17 de diciembre, fecha crucial en la historia de Cuba y Estados Unidos

*******
La fecha marcó en 2014 el inicio oficial del deshielo EE.UU.-Cuba. ¿Qué dice el termómetro político tres años después? ¿Por qué el 17 de diciembre? Otro 17-D en la historia de las relaciones bilaterales.
*******

Por Rolando Cartaya/ Alvaro Alba
Diciembre 16, 2017

Se cumplen este domingo tres años del anuncio del deshielo de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, que fuera anunciado simultáneamente en Washington y La Habana por el presidente Barack Obama y el general-presidente de Cuba, Raúl Castro.

Transcurrido ese tiempo, y a casi un año de la investidura en EE.UU. del sucesor de Obama, Donald Trump, ha sobrevivido la mayor parte de la apertura unilateral de Obama hacia Castro, ejecutada por el demócrata a través de seis minuciosas rondas de enmiendas a las regulaciones estadounidenses de control de activos cubanos.

Con Trump, los norteamericanos todavía pueden seguir viajando a Cuba bajo casi todas las categorías implementadas por Obama (12), salvo los viajes individuales, que el primer presidente afroamericano introdujo en sus últimos meses en la Casa Blanca.

El otro cambio de importancia, anunciado en junio pasado en Miami por el presidente número 45 e implementado desde noviembre, se enfocó en los negocios en poder de los militares castristas, una lista de alrededor de 180 entidades prohibidas que está lejos de perjudicar a toda la economía cubana.

Emilio Morales, presidente de The Havana Consulting Group, ha señalado que los militares controlan sectores estratégicos, incluidos el 85% del mercado minorista, el 40% del sector hotelero, la Zona Especial de Desarrollo del Mariel y el 27% de la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba S.A., ETECSA, pero su esquema empresarial solo representa el 21% de los ingresos brutos de la economía cubana.

Las aerolíneas y las empresas de cruceros de EEUU fueron dispensadas por Trump para seguir tratando con entidades del complejo militar-empresarial de la isla. De los grupos hoteleros cubanos solo quedaron vetados para los estadounidenses Gaviota y Habaguanex, dependientes del grupo GAESA, pero no Cubanacán, Islazul ni Gran Caribe, que también son entidades estatales.

Quedaron vigentes asimismo autorizaciones para que las empresas estadounidenses exporten a Cuba alimentos y medicinas y para que participen en el sector de las comunicaciones y la Internet, algo que La Habana ha frenado en el primer caso y ha limitado al mínimo en el segundo.

Sin embargo, un factor irritante que fue oportunamente reportado a las autoridades cubanas y que continuó durante meses sin solución ─los sigilosos ataques que afectaron la salud de 24 diplomáticos estadounidenses de la Embajada en Cuba entre noviembre de 2016 y agosto de 2017─ llevó a la administración Trump a adoptar otras medidas.

El retiro de más del 60 por ciento del personal de la sede diplomática y sus familiares, con las consecuentes limitaciones en las funciones consulares, y una advertencia emitida por el Departamento de Estado sobre los riesgos de viajar a la isla, afectó la circulación de personas en ambos sentidos.

Para los cubanos el requisito de tramitar las visas de inmigrante y visita temporal en embajadas americanas en otros países creó una difícil barrera de la que solo se salvan los que ya tenían visas de entrada múltiples por cinco años.

Pero en el caso de los viajes de EE.UU. a la isla podría tratarse más de un problema de percepción que de límites reales, posiblemente relacionado con la manera en que gran parte de la prensa estadounidense ha presentado las medidas de Trump como una vuelta al status quo anterior al 17 de diciembre de 2014.
¿Por qué el 17-D?

Para muchos en Cuba, donde las religiones predominantes son las afrocubanas que sincretizan a los orishas del panteón yoruba y los santos católicos, el hecho de que se escogiera el 17 de diciembre para el anuncio del restablecimiento de relaciones con Estados Unidos tuvo que ver con la celebración ese día del San Lázaro o Babalú Ayé.

Esta venerada figura de la religiosidad popular arrastra cada año hasta el santuario de El Rincón a miles de cubanos, muchos de los cuales prometen ir a pie desde sus casas o llegar arrastrándose desde el cercano poblado de Santiago de Las Vegas.

En cambio, en un artículo publicado en la revista católica Espacio Laical en el que evoca su participación como emisario durante el año y medio de negociaciones secretas entre La Habana y Washington, el cardenal cubano, Jaime Ortega, sugiere que la fecha fue escogida como un homenaje a la mediación del Papa Francisco, que le fuera sugerida a él por el senador demócrata Patrick Leahy, partidario del acercamiento.

Tras recibir de Ortega el mensaje de Leahy, Francisco aceptó mediar y envió mensajes personales para que fueran personalmente presentados por Su Eminencia a ambos gobernantes.

Después de entregar las misivas papales a Raúl Castro y a Obama, y de comunicar otro mensaje de este al dirigente cubano, Ortega dice que “hubo silencio total y las conversaciones continuaron en Canadá con el Sr. Ricardo Zúñiga al frente de la delegación americana, y el coronel Alejandro Castro Espín [hijo de Raúl Castro] al frente de la delegación cubana, hasta que el acuerdo se firmara en el Vaticano por representantes de los dos gobiernos ante el Secretario de Estado de la Santa Sede. En esa ocasión, acordaron que se haría público y efectivo el día 17 de diciembre de 2014, fiesta de cumpleaños del papa Francisco”.
 
Otro 17-D

(Earl E. T. Smith y Fulgencio Batista.)

La fecha del almanaque que marcó el deshielo tiene otra connotación menos conocida en las relaciones entre Estados Unidos y Cuba: fue un 17 de diciembre que Washington le hizo saber al dictador Fulgencio Batista que le cortaba su respaldo, y le instó a marcharse de la isla para evitar más derramamiento de sangre.

En la noche de ese día de 1958, el embajador de Estados Unidos en Cuba, Earl Smith, sostuvo una conversación de dos horas y media con el atribulado dictador y su canciller, Gonzalo Güell.

Convencido de que podía y debía haber una solución para Cuba sin Batista, pero también sin Fidel Castro, Smith les dijo que la evaluación del Departamento de Estado sobre la situación era “de crisis inminente, la cual muy probablemente causaría prolongados disturbios civiles y numerosas pérdidas de vidas. Y que si él (Batista) actuaba rápidamente el Departamento de Estado creía que aún habría elementos cubanos que podrían salvar la situación de su rápido deterioro. Sería necesario obtener su apoyo y cooperación para un gobierno de base amplia, capaz de introducir medidas constructivas para alcanzar una solución nacional”.

​Le sugirió asimismo no permanecer en Cuba más allá del tiempo necesario para una transición ordenada del poder, y que se exiliara en España.

Cuando el diplomático respondió negativamente a una pregunta de Batista con respecto a si Estados Unidos podría hacer algo para detener las hostilidades, el gobernante le respondió que entonces él estaba mediando a favor de Castro.

En su libro “El Cuarto Piso” https://www.amazon.com/Fourth-Floor-Account-Communist-Revolution/dp/B000ZPJDFS el embajador Smith lamenta que sus llamados a apoyar una alternativa pacífica sin Castro en Cuba no fueran escuchados por sus jefes.

Días después del ultimátum de Smith a Batista, una evaluación de la situación en Cuba enviada al presidente Dwight Eisenhower por el secretario de Estado Adjunto (interino) para Asuntos Interamericanos, Dick Rubottom ─irónicamente uno de los primeros en advertir sobre la expansión comunista en Latinoamérica─ consideraba que si bien el movimiento 26 de julio de Castro era utilizado en alguna medida por los comunistas no había indicios suficientes para concluir que los rebeldes eran comunistas.

En abril de 1959, durante su visita de 11 días a Estados Unidos, Castro sería cordialmente saludado por la cancillería estadounidense como un “distinguido líder”.
*********

17-S, otra fecha errada


A meses de instalarse en la Casa Blanca, Barack Obama decidió anular el programa de defensa antimisiles que EEUU iba a desplazar en Polonia y la República Checa. La iniciativa, iniciada en 1996, debía implementarse por etapas hasta el 2015.

La Casa Blanca escogió el peor día para anunciar la cancelación, el 17 de septiembre del 2009. Los asesores presidenciales quizás nunca revisaron los libros de historia de Europa Oriental y Central. Y si conocían la fecha, no les importó el dolor de la nación por una fecha tan trágica en su historia.

El 17 de septiembre de 1939 tropas soviéticas atravesaron la frontera oriental de Polonia y anexaron estos territorios como parte de la Unión Soviética. Días antes, el 1ro de septiembre, el país había sufrido la ofensiva por tierra y aire de las tropas nazis. Se iniciaba la Segunda Guerra Mundial.

​Los nazis invadieron por el Oeste, los soviéticos por el Este. El 17 de septiembre quedó configurada la frontera de Polonia con la URSS. Los soviéticos al invadir Polonia detuvieron a decenas de miles polacos, los enviaron a campos de concentración en Siberia, y cerca de 22.000 fueron asesinados en Katyn. Un desfile militar conjunto con las tropas nazis en Brest-Litovsk, marcó la alianza entre Iosif Stalin y Adolfo Hitler. ​Pasadas la medianoche del 17 de septiembre del 2009 en Praga, Obama llamó al primer ministro checo para explicar la decisión. Ya avanzado el jueves tuvo similar conversación con el premier polaco. Temprano en la mañana, en la Casa Blanca se hizo el anuncio público. En tres minutos el presidente estadounidense dijo al mundo que ya no habría un escudo antimisiles para la defensa de Europa, ni en Polonia, ni en la República Checa. El propósito del sistema era proteger a los aliados europeos de posibles ataques provenientes de países que iban desde Irán hasta Corea del Norte.

El simbolismo del sistema de defensa estadounidense para esas naciones de Europa Oriental era evidente y el de la retirada también lo fue: Obama rompió por decreto la alianza genuina de EEUU con las nuevas naciones del Este y Centro de Europa. Los checos calificaron de cobarde la actitud de Washington. Los polacos recordaron con ironía y frustración el 17 de septiembre de 1939 y las relaciones entre Polonia y EEUU llegaron a su nivel más bajo. Para Rusia fue una concesión al Kremlin.

La Casa Blanca entendió que era el momento de “reajustar” relaciones con Rusia aunque fuera a costa de polacos y checos. El entonces presidente ruso, Dimitri A. Medvedev, dijo que la ocasión era idónea para que Washington participara junto a Moscú y otros países de Europa en un nuevo sistema antimisiles. Toda la prensa rusa hizo loas a la política firme del ex presidente y entonces premier Vladimir Putin ante Occidente.
****************

Coronel Roger Rojas Lavernia: Fidel Castro y el Comunismo Internacional

********

¿Fue la República de Cuba (1902-1958) una neocolonia de los EE.UU.? Dos ejemplos que lo niega.
Por Pedro Pablo Arencibia Cardoso
1 de mayo de 2016

Aunque L. H. Jenks escribiera el libro Nuestra Colonia de Cuba, Cuba republicana no fue nunca colonia de los Estados Unidos, de la misma manera que la tiranía cubana no fue tampoco una colonia o un satelite de la Unión Soviética. Entre la tiranía isleña y el régimen comunista de la URSS lo que existía realmente era una fuerte relación simbiótica desde el punto de vista político, la cual incidía muy significativamente en el aspecto económico de las relaciones. Los múltiples desencuentros entre las partes, en ambas etapas de nuestra Historia, niegan la existencia de una relación Colonia-Metrópoli entre ellas.

En la etapa republicana de Cuba  y en lo referente a la economía en 1958,  menos del 5% de la economía cubana estaba en manos de ciudadanos de los EE;UU., mientras que aproximadamente el 85%  estaba en manos cubanas. En 1958 aproximadamente entre el 82% y el 85% de la riqueza nacional estaba en manos cubanas, según se infiere del Anuario Azucarero de 1958 (página 11) y de la tabla de la página 24 del libro En el último año de aquella República de Ramiro J. Abreu. En la rama azucarera los cubanos eran los dueños de aproximadamente el 60% de la producción de azúcar; el casi 40% que estaba en manos norteamericanas podemos verlo desde diferentes perspectivas; una de ellas, raramente abordada, era la de ser un fuerte baluarte en el mercado consumidor norteamericano a favor de toda el azúcar producida en Cuba, pues garantizaba unos poderosos aliados: los intereses de los productores norteamericanos de Cuba,  frente a los productores de azúcar  de remolacha  producida en los EE.UU..
 
 La renta anual por habitante en los años 50  osciló entre los 330 dólares y los 350 dólares; la de E.U. era aproximadamente de 2 000 dólares (los cubanos no nos comparábamos con los demás países latinoamericanos o europeos; En 1953, el ingreso nacional per cápita de Cuba era de $325, superior al de Italia ($307), Austria ($290), España ($242), Portugal ($220), Turquía ($221), México ($200), Yugoslavia ($200) y Japón ($197) según Charles P. Kindleberger en su libro Economic Development,  publicado en 1958. Nuestro referente desde mediados, y quizás desde antes, del siglo XIX eran los EE.UU.)   según escribe el economista y comunista Oscar Pino Santos  en la página 97 de su libro La Penetración  del Imperialismo Norteamericano en la Economía Cubana, escrito en 1957. En el Atlas de la Economía Mundial de fines de la década de los cincuenta, Cuba estaba situada en el lugar 22 entre más de ciento veinte naciones (Apuleyo, 149). Sobre la base de los valores de la Tabla de la página 16 del Material de Estudio Nro. 3 del Ministerio de Educación de Cuba, los Países en Desarrollo y Países menos Desarrollados tuvieron respectivamente en 1976 un Producto Nacional Bruto per cápita de 450 y 140 dólares y en 1987 de 650 y 210 dólares respectivamente, todos menores que el que tuvo Cuba en 1957 (433,5) cuando se tiene en cuenta la devaluación que ha tenido el dólar desde 1957 hasta esas fechas.

Esos resultados económicos se obtuvieron pese a la inestabilidad política que presentó el país y a las medidas económicas norteamericanas que afectaron a la economía cubana: solamente la aprobación norteamericana  en 1956 de reducir del 96% hasta el 29% la participación cubana en el mercado azucarero norteamericano dieron a Cuba pérdidas de 240 millones de dólares  según las páginas 14 y 15 del libro  El último año  de aquella república de Ramiro J.  Abreu al dejar de exportar a Estados Unidos 1 156 902 toneladas métricas de azúcar según  se lee en la página 52  del libro La Economía Cubana en los años 50, del  entonces economista oficialista  Ismael Zuaznábar. Ramiro J.  Abreu, fue  ex oficial del Ministerio del Interior de la tiranía de los Castro y, en el momento de publicarse ese libro en Cuba (con prólogo del entonces  miembro del Buró Político del PCC  Carlos Rafael Rodríguez)  funcionario del Departamento América, un departamento de Inteligencia y Subverción del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, que recibió inicialmente el nombre de Liberación y que tuvo como jefe a Manuel Piñeiro Losada, conocido como ¨Barba Roja,

Esas medidas norteamericanas  fueron producto del lobbysmo  en los EE.UU.en contra  del gobierno de Fulgencio Batista por este haber tomado medidas a favor del desarrollo de la economía en Cuba que afectaban a intereses norteamericanos como fueron:
  • El desarrollo de planes arroceros en Cuba, pues afectaba a los intereses de los arroceros norteamericanos de la cuenca del Mississippi. Cuba llegó a exportar arroz. El Paln de Alonso de Rojas, Pinar del Río, fue uno de ellos.
  •  La decisión de construir un molino de harina en Santiago de Cuba que le quitaba el monopolio al molino ubicado de La Habana, que era de propiedad norteamericana.
  •  El desarrollo en Cuba de la industria de aceites vegetales, pues afectaba a los exportadores norteamericanos de manteca o grasa de cerdo, la cual no era consumida por los norteamericanos.
  • Ventajaseconómicas  a una planta de Niquel, de la cual Batista era uno de sus accionistas, que perjudicaba a la otra planta que existía en el país, la cual era norteamericana.
  • Cuando se fue a renovar el parque de ferrocarriles, que estaban nacionalizados, las locomotoras se las compraron a los alemanes en lugar de comprárselas a la norteamericana  General Motors, 
  • La decisión de construir un molino de harina en Santiago de Cuba que le quitaba el monopolio al molino ubicado en  La Habana, que era  propiedad  norteamericana.
  • El papel de la prensa cubana se compraba a Estados Unidos, lo cual  fue afectado cuando  Cuba  instaló  varias papeleras que usaban bagazo de caña como materia prima.
  • Se iba a llevar a cabo una revisión de las tarifas proteccionistas que perjudicaría a los Estados Unidos.
  • Planes para producir materias en Cuba que hasta el momento eran compradas fundamentalmente a los Estados Unidos; uno de esos materiales  era  el cemento.   Dos marcas de cemento que recuerdo eran  Santa Teresa y El Morro.
  •  Una compañía norteamericana cuyo presidente era hermano del entonces Presidente de los Estados Unidos Dwight Einsehower hizo gestiones para que  la obra del túnel de la bahía de  La Habanase la adjudicaran a su compañía, pero Batista se opuso a esas gestiones y la puso en licitación para que el proyecto mejor y más barato  fuera el escogido. Una  compañía francesa se ganó la obra.
 El túnel de La Habana se enmarcaba dentro de un vasto plan de construcciones para desarrollar la infraestructura turística en el país. Muchas eran las construcciones que se habían construido y se estaba construyendo en el país con ese fin. Algunas de ellas fueron la Vía Blanca, incluyendo el puente de Bacunayagua,  y las carreteras del circuito norte de La Habana, Pinar del Río y Matanzas y otra por el sur del país que conectaba a Trinidad, Cienfuegos, etc.,. A estas obras se sumaban la construcción de fábricas de todos tipo para abastecer al país y a la creciente industria turística Estas obras se hicieron durante el régimen de Fulgencio Batista entre 1952 y 1958. El país estaba pasando de un país monoproductor y monoexportador a un país pluriproductor y pluriexportador donde la industria no azucarera había ya desplazado a la industria azucarera. El turismo había ya desplazado a la industria azucarera como la primera fuente de ingreso del país pese a estar el país en medio de cierta inestabilidad política por la lucha armada contra el régimen de Fulgencio Batista. El país estaba en transición a una economía de comercio y servicios.
Pero con las medidas norteamericanas  puramente económicas  contra el régimen de Fulgencio Batista  no se agotaron las medidas en contra de dicho régimen:  un EMBARGO DE ARMAS  al régimen de Fulgencio Batista, el cual estaba enfrascado en reprimir la subversión armada que existía en el país, fue una de las medidas más dañinas para el futuro de Cuba ... y el de  muchos otros países, incluyendo, en cierta medida  al de  los EE.UU., pese a que durante  la lucha contra  el régimen de Batista  el tirano Raúl Castro había secuestrado a civiles y militares norteamericanos (Operación Antiaérea) y dió ordenes de atacar el acueducto de Yateritas   que daba abasto de agua a la Base Naval de Guantánamo de los EE.UU. en Cuba.

Ya  durante   el gobierno del Presidente Gerardo Machado y Morales  se llevaron a cabo  sanciones norteamericanas  contra el gobierno de  Machado por este llevar a cabo  una política para desarrollar la industria nacional en Cuba. La Ley Arancelaria de 1927 emitida por el gobierno de Machado afectaba a muchos  intereses norteamericanos, los cuales usando a sus lobbystas  promovieron sanciones del gobierno de los EE.UU. contra el gobierno de Gerardo Machado en el marco de la Gran Depresión de 1929 que tuvo un alcance mundial y de la cual solamente se salió por el desarrollo de la industria  de armamentos  durante la II Guerra Mundial.

En Cuba se  falsea la historia.  Un ejemplo es presentar  a la República de Cuba como una neocolonia norteamericana y al Presidente  Don Tomás Estrada Palma, primer Presidente de la república cubana,  como un perrito faldero de EE.UU., pese a que ha sido, aún hasta hoy, el único presidente cubano que ha expulsado de Cuba a un embajador norteamericano, pues expulsó al  Ministro Plenipotenciario de Estados Unidos en La Habana, Mr. Hebert G. Squiers, por hacer declaraciones a favor de los norteamericanos residentes en Isla de Pinos que en 1903 iniciaron un movimiento con el objetivo que la mencionada isla fuera anexada a los Estados Unidos (leer página 257 de la obra  Documentos para la Historia de Cuba, Tomo II de la historiadora Hortensia  Pichardo), lo cual nos habla claramente en contra de la adjudicación a Estrada Palma de un papel de hombre fácilmente manipulable, el cual nunca tuvo; también debemos hablar sobre sus discusiones con respecto al número de bases carboneras norteamericanas en Cuba y con respecto a las gestiones que realizó, a inicios de 1904, para concertar un Tratado de Reciprocidad con Inglaterra. Hortensia Pichardo opina lo siguiente sobre las negociaciones que se llevaron a cabo con los E.U. con relación a las carboneras o estaciones navales:

"Un triunfo diplomático se anotó Cuba al conseguir que las bases fueran arrendadas, no vendidas o concedidas y que La Habana de ningún modo figurara entre ellas.
Otro triunfo se anotó Cuba con respecto al número de las bases, pues los Estados Unidos pretendían cuatro, incluidas en ellas algunas de las mejores bahías de Cuba, Guantánamo, Nipe, Bahía Honda y Cienfuegos, pero al fin quedaron reducidas a dos: Guantánamo y Bahía Honda, y más tarde a Guantánamo solamente.
De acuerdo con el Tratado, los Estados Unidos ejercerían jurisdicción sobre las tierras arrendadas mientras las ocuparan, pero reconocían la soberanía de Cuba sobre dichas tierras."

Es importante señalar que esas negociaciones con relación a las carboneras así como las gestiones que se llevaron a cabo para concertar el Tratado de Reciprocidad con Inglaterra hicieron posible el Tratado Hay-Quesada del 2 de marzo de 1904 por el cual los Estados Unidos renunciaban a favor de la República de Cuba toda reclamación del derecho a Isla de Pinos, hoy Isla de la Juventud.
Los gobiernos norteamericanos no se inclinaron en hacer un uso indiscriminado o exagerado de la prerrogativa que les daba la Enmienda Platt de intervenir militarmente en Cuba. El proceder del presidente Teodoro Roosevelt durante "la guerrita de agosto" de 1906 así lo atestigua, pues tanto el presidente Estrada Palma como los alzados contra él, pidieron la intervención norteamericana y fue el presidente Roosevelt el que trató de que la misma no se produjera. La carta de Roosevelt al embajador cubano Gonzalo de Quesada del 14 de septiembre de 1906 y su telegrama a Estrada Palma del 25 de septiembre de ese mismo año así lo muestran. Algunos fragmentos de la mencionada carta son:

" Solemnemente conjuro a todos los patriotas cubanos a unirse estrechamente para que olviden sus diferencias, todas sus ambiciones personales, y recuerden que el único medio de conservar la independencia de su república es evitar, a todo trance, que surja la necesidad de una intervención exterior para salvarla de la anarquía y de la guerra civil.
Espero ardientemente que estas palabras de apelación, pronunciadas en nombre del pueblo americano, por el amigo más firme de Cuba y el mejor intencionado hacia ella que pueda existir en el Mundo, serán interpretadas rectamente, meditadas seriamente y que se procederá de acuerdo con ellas, en la seguridad de que, si así se hiciere, la independencia permanente de Cuba y su éxito como República se asegurarán
." (Obra citada de Pichardo, p. 283)

En el telegrama de Roosevelt a Estrada Palma del 25 de septiembre, éste le escribe en un tono invocatorio y suplicante:

" Bajo su gobierno y durante cuatro años, ha sido Cuba República independiente. Yo le conjuro, en bien de su propia fama de justo, a que no se conduzca de tal suerte que la responsabilidad por la muerte de la República, si tal cosa sucediere, pueda ser arrojada sobre su nombre. Le suplico proceda de manera tal, que aparezca que Ud. por lo menos, se ha sacrificado por su país y que lo deja aún libre cuando abandone su cargo." (Obra citada de Pichardo, p. 285)

Estrada Palma permaneció intransigente y convocó al Congreso para renunciar pese a que los sublevados no pedían su renuncia. Se creó una comisión para convencerlo que retirara la renuncia pero el resultado fue negativo. No pudieron obtener arreglo alguno con Estrada Palma, el cual, para colmo, le pidió al Vicepresidente que también renunciara, dejando así acéfala a la república.

El país quedó sin presidente y con una sublevación en sus entrañas que deseaba también la intervención extranjera. La intervención se produjo y como la anterior intervención militar, no hubo oposición armada a la misma.

Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

ENSAYO PARA UN DIVORCIO CIVILIZADO. Carlos Alberto Montaner sobre las elecciones autonómicas en Cataluña España el 21 de diciembre de 2017:


ENSAYO PARA UN DIVORCIO CIVILIZADO

Por Carlos Alberto Montaner
16 de diciembre de 2017

El 21 de diciembre los habitantes de Cataluña van a votar nuevamente. Hay pocas noticias internacionales que despierten tanto interés entre los latinoamericanos como las ocurridas en España. No digo “los catalanes” porque, como debe ser, han sido convocados todos los ciudadanos de España radicados en las cuatro provincias catalanas: Barcelona, Lérida, Gerona y Tarragona. Un territorio de 32,000 km2, similar al de Bélgica; con una población de 7,500.000 habitantes, semejante a la de Israel, y un PIB de Primer Mundo medido en poder adquisitivo de $43,000 dólares, más o menos como el de Canadá.

Mi interés en este asunto trasciende el periodismo. Además de haber pasado los mejores 40 años de mi vida en Madrid, una parte sustancial de mi familia procede de los Pirineos leridanos, Andorra incluida, o de Lloret de Mar (Gerona). Cuatro hermanas de mi abuelo materno inauguraron en La Habana el nacionalismo genital. Se quedaron solteras en Cuba, lamentando en catalán no haber conseguido paisanos con los cuales casarse, pese a que, periódicamente, hacían viajes a Barcelona con el propósito de capturarlos y llevarlos sanos y salvos a la Isla. Fracasaron. Murieron vírgenes y mártires –creo- hace muchas décadas.

 Las encuestas arrojan una ligera mayoría para los españolistas, generalmente conformes con la democracia liberal, lo que debo admitir que me complace, dispersos en un amplio marco que va desde la derecha conservadora del Partido Popular, hasta el Partido Socialista Obrero Español, radicado en una izquierda que, a ratos, es vegetariana y socialdemócrata, aunque a veces sufre espasmos carnívoros y lanza mordiscos radicales, a lo que se agrega el centro liberal de Ciudadanos, la agrupación que acaso saque más votos en los comicios, lo que nada garantiza que podrá formar gobierno. A la derecha no le conviene su existencia y la izquierda la detesta.

 Aunque el propósito de las elecciones es dotar de un gobierno legítimo a una región cuyos mandamases han sido destituidos por violar la legalidad vigente, tirios y troyanos, aun cuando oficialmente no lo reconozcan, interpretarán los resultados como si fuera un plebiscito no-vinculante sobre la independencia y volveremos al punto de partida. Por infantil que parezca, no existe una emoción más poderosa y tenaz que el nacionalismo. Es inútil tratar de decapitarlo: siempre reaparece. De manera que lo más prudente es aprender a convivir con el fenómeno y evitar que la sangre llegue al río.

 Por eso creo que lo razonable es abrirles una puerta constitucional a los soberanistas para que puedan marcharse si es que alguna vez logran reunir de forma permanente las mayorías decisivas para lograr su propósito separatista.

 Yo veo a Cataluña como parte de una España desigual, hecha en distintos tiempos con aportes diferentes, y me encantaría que permaneciera dentro de la nación común, pero como se trata de una cuestión sentimental y no jurídica, lo más importante es cómo se perciben los propios catalanes y no cómo los contemplamos desde fuera.

 Es como el divorcio. Los españoles (y algunos latinoamericanos) tardaron más tiempo de la cuenta en admitir que la decisión de permanecer juntos solo le corresponde a la pareja casada y no a la familia. Cualquier región de España  debe tener la posibilidad de separarse del conjunto del Estado al que pertenece. (Hay cinco regiones esencialmente diferenciadas: Cataluña, Vascongadas, Galicia, Canarias y la vasta zona españolista que incluye al resto del país). Probablemente, esa “puerta abierta” lejos de exacerbar, acaso calme los recurrentes reclamos de independencia.

Como conozco la historia de Cuba, sé que la negativa de España a imitar la laxa relación del Reino Unido con Canadá fue el factor detonante de la última y definitiva Guerra de Independencia. Acaso con una dosis mayor de autogobierno isleño se habrían evitado la guerra, el estallido del Maine y el desastre del 98.

Cuba –especialmente La Habana- era y se sentía razonablemente española, pero los políticos peninsulares hicieron imposibles esos lazos, tal vez por la incontrolable turbulencia de una nación que en pocos años pasó por el trauma del fin de la dinastía borbónica, la llegada de un infeliz príncipe italiano, el caos oncemesino de la Primera República y los tejemanejes de la Restauración. No había sosiego para actuar sabiamente.

Por supuesto, la secesión de cualquier región española tendría que ser una decisión racional y consensuada dentro de una ley que tuviera en cuenta el carácter permanente de una medida que afectaría a generaciones futuras. Ello exigiría una mayoría calificada independentista del 60%, la aprobación en dos plebiscitos sucesivos convocados en legislaturas diferentes para evitar reacciones coyunturales escasamente pensadas, más afrontar las consecuencias económicas de cualquier ruptura que deben ser previamente analizadas. Hay que determinar cómo se van a dividir los bienes comunes y quién queda a cargo de los costos onerosos de la separación. Exactamente igual que ocurre en cualquier divorcio civilizado.


Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Humor político de César Reynel Aguilera: Invitación a un tratado sobre la palabra más usada por los cubanos


Invitación a un tratado

Por César Reynel Aguilera
Diciembre 15 de 2017

Estoy convencido de que cualquier cubano podría escribir una enjundiosa tesis de doctorado sobre el tema de la comemierdería. De hecho, me sorprende que hasta ahora, y hasta donde sé, a ninguno se le haya ocurrido hacerlo.

Para empezar, podría dedicarse ese cubano —en los primeros párrafos de su tesis— a enmendarle la plana a la sacrosanta y Real Academia Española; porque dice el diccionario de esa institución, después de indicar que comemierda es una palabra vulgar, que la aceptada acepción de la misma es una persona despreciable.

La Real Academia no explica el porqué de ese desprecio; aunque es fácil inferir, a partir de la presencia de la palabra mierda en la segunda mitad de la comemierdería, que el desprecio tiene que ver con el absurdo de que a alguien se le ocurra deglutir excrementos.

Yo no sé para el resto de los hispanoparlantes, pero en Cuba la acepción correcta de la palabra comemierda es la búsqueda activa y constante de la imbecilidad, es el trabajo fuerte e incesante para alcanzar las cotas más altas de la estupidez humana. De hecho, el chiste más famoso entre los cubanos sobre ese tema es el de un tipo que es tan comemierda que va al campeonato mundial de esa actividad y pierde la medalla de oro… por comemierda.

Si usamos como referencia el trabajo del ilustre antropólogo cubano Guillermo Álvarez Guedes podemos observar que en muchos países hispanoparlantes los sinónimos de la palabra comemierda son términos pasivos. Huevón, en Venezuela y en Chile; Boludo o Pelotudo, en la Argentina y en Uruguay; Gilipollas en España y ahuevado en Panamá indican más en el sentido de una posesión pasiva que en el de una búsqueda activa y constante.

En Cuba, sin embargo, la verdadera raíz de la palabra comemierda está relacionada con el cotidiano acto de comer. Un proceso activo en el que casi siempre nos vemos obligados a utilizar los dos músculos más poderosos del cuerpo humano: los maseteros. De esa forma, para los cubanos la comemierdería es un trabajo muy duro y de 24 por 7. Es el incesante currar de los bobos que buscan ser cada vez más bobos.

Si la Real Academia quisiera hacerle honor a la verdad debería incluir en su diccionario que un comemierda es un trabajador activo en el viejo oficio de la estupidez humana. Si la Real Academia quisiera, además, ayudar a la erradicación del sexismo debería proponer que su filial cubana cambie el término por comemierdo. Porque, ¿por qué mierda tiene que ser una palabra femenina? Con tantos comemierdos como hay.

(Viñeta añadida por el Bloguista de Baracutey Cubano)

Cualquier lector un poco comemierda podría pensar que lo hasta aquí expresado es algo risible, poco importante y hasta despreciable. La realidad, por desgracia, es bien distinta. El hecho de que la comemierdería sea un trabajo implica que estamos asistiendo a la confluencia de un grupo de perturbaciones que, una vez mezcladas, darán lugar —o ya lo están haciendo— a eso que llamamos una tormenta perfecta.

Uno de los elementos básicos de la famosa Ética Protestante es el culto al trabajo, y los Estados Unidos de Norteamérica son, ya sabemos, un país esencialmente protestante. Para los americanos el trabajo es tan importante, o más, que el sexo para los cubanos. Es por eso que en los últimos 200 años no ha existido una nación en este mundo con una productividad más alta que la de los EE UU. A esa virtud hay que sumarle el hecho de que en las últimas décadas ese país ha sido invadidos por millones de cubanos. Un grupo de personas que, entre otras cosas, es portador de la asombrosa idea de que los seres humanos pueden trabajar con ahínco y dedicación para ser cada vez más imbéciles.

Esa combinación, ya de por sí extraordinariamente peligrosa, aumenta cuando le añadimos la particularidad de que el capitalismo carece, a pesar de ser una palabra que termina en ismo, de una ideología única y rectora. Quizás sea por eso que porro a porro, o parra a parra, y una vez más por culpa de los cubanos, los estadounidenses se hayan enfrascado en la colosal tarea de trabajar sin descanso, como solo ellos saben hacerlo, para inventarse una ideología: el comemierdismo.

No se puede negar que cuando los gringos se ponen para algo no pasa mucho tiempo antes de que llegue el asombro. En unas escasas décadas los EE UU no solo fueron capaces de inventarse su propia ideología, sino que alcanzaron a crear algo que es nuevo en la Historia de la humanidad. El comemierdismo es la única ideología en la larga vida de este planeta que puede ser utilizada, con la misma eficiencia, por bandos radicalmente opuestos. Donde el marxismo y el fascismo, o el materialismo y el idealismo, solo pudieron aspirar a la mitad de los mercados el comemierdismo se presentó como una oferta igualmente tentadora para todos los compradores. Eso es, sencillamente, genial.

Y es así como año tras año las facultades de ciencias sociales y estudios liberales de las grandes universidades de los EE UU gradúan miles y miles de jóvenes que saben una mierda de matemáticas, que ignoran las leyes básicas del universo en que viven, que dicen haber leído a Marx, pero no lo entendieron, y que salen convencidos, después de graduarse, de ser los más indicados para dictarle a su país, y al mundo, las nuevas, sagradas e inobjetables leyes del comemierdismo.

Mientras eso sucede una cantidad similar de facultades de ciencias sociales y estudios religiosos gradúan a miles y miles de jóvenes que saben una mierda de matemáticas, que ignoran las leyes básicas del universo en que viven, que nunca leyeron ni leerán a Marx, y que salen convencidos, después de graduarse, de ser los más indicados para dictarle a su país, y al mundo, las nuevas, sagradas e inobjetables leyes del comemierdismo.

Unos creen, por ejemplo, que los EE UU tienen la obligación, a pesar de carecer de una imperiosa necesidad demográfica, de abrirle las puertas, con escasa selectividad, a cuanto inmigrante se le ocurra venir a ese país, sobre todo si arriban de regiones de este mundo que muestran entre los elementos esenciales de sus culturas un odio visceral hacia los EE UU. Los otros creen que esas puertas deben estar cerradas a cal y canto, porque va en contra de la ley de Dios que un científico chileno pueda valer más, desde el punto de vista social, que un alcohólico nacido en Kentucky que suspendió el examen noveno grado.

Igual, unos creen que una persona de origen caucásico que escribe sobre los habitantes del Polo Norte es un supremacista blanco que está practicando el deleznable crimen de la apropiación cultural. Eso, claro está, sin recordar que el 100% de los libros que estudiaron sobre la llamada revolución cubana, cuando pasaron por las elitistas academias liberales, fueron escritos por autores blancos y gringos (o por esos semigringos que ellos llaman cubanoamericanos). Los otros, por su lado, consideran que los habitantes del Polo Norte no merecen que alguien escriba un libro sobre ellos, porque Dios les dio mucha nieve y nunca aprendieron a exportarla.

La lista de ejemplos sería casi infinita. El comemierdismo ha arraigado tanto en los EE UU que las personas inteligentes de ese país, que todavía existen, se han visto obligadas a desarrollar una estrategia de sobrevivencia que es un poco comemierda: apuntarse a la comemierdería de un bando, hoy, y mañana a la del otro. El resultado de todo eso es un estado de confusión constante en el que resulta muy difícil no ya averiguar la verdad, sino incluso llegar a creer que esta existe.

Para los cubanos, por suerte, la orientación dentro de ese maremágnum escatológico es mucho más fácil. Un cubano —que no sea un tronco de comemierda— solo tiene que escuchar a un gringo hablar sobre el castrismo para saber si está practicando, o no, el comemierdismo. Si ese gringo cree que en Cuba la revuelta castrista trajo algo bueno para los cubanos, que Batista fue peor que Fidel Castro, que el embargo tiene que ver con la pobreza del país, o que la transición del poder dinástico hacia los vástagos de Raúl Castro es lo mejor que le puede suceder a Cuba, la cosa está clara. Ese gringo es un gourmet que está masticando mierda a carrillos llenos y comisuras goteantes.

El diagnóstico se hace un poco más difícil cuando el que habla sobre el castrismo es un latinoamericano. La inmensa mayoría de ellos lo hacen sin sospechar que hace ya muchos años que el imperialismo estadounidense renunció a la exportación de capitales, para dejársela a los comunistas chinos, y pasó a exportar el comemierdismo.

Cuando un latinoamericano dedica sus esfuerzos intelectuales a defender al castrismo, desde un odio visceral hacia los EE UU, lo hace sin sospechar algo: la inmensa mayoría de las balas ideológicas que se disparan en este mundo contra ese país tienen, en alguna parte de su hechura, el sello Made in USA.

En realidad, el comemierdismo es la gran penetración ideológica de los EE UU en Latinoamérica y en el mundo. Su origen son esos grupos que han convertido en parte esencial de sus egos los mitos de la maldad intrínseca de los Estados Unidos de Norteamérica, o la certeza de que ese es el verdadero pueblo elegido de Dios. Cuando un intelectual latinoamericano se apunta a cualquiera de esas dos variantes —aunque justo es reconocer que casi siempre prefieren la primera— lo hacen sin sospechar que están siendo víctimas de esa subalternidad cultural que tanto denuncian y dicen detestar.

Al mismo tiempo, cuando un intelectual latinoamericano defiende a Fidel Castro, aunque sea para practicar su odio contra los EE UU, lo hace sin sospechar que una buena parte de la depresión psicológica que presentó el déspota cubano, después de haber sufrido una obstrucción intestinal, tuvo con ver con uno de los tantos motes que le endilgaron los cubanos. Algunos le llamaron El Contorsionista, porque había convertido en arte la posibilidad de comerse su propia mierda.


Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Alberto Roteta Dorado.: Rafael Correa y su ridícula acusación del orden constitucional en Ecuador ante la OEA.

Rafael Correa y su ridícula acusación del orden constitucional en Ecuador ante la OEA.
 Por  Dr. Alberto Roteta Dorado.
Diciembre 16 de 2017

Santa Cruz de Tenerife. España.- En los últimos meses la nación ecuatoriana se ha visto inmersa en situaciones políticas muy complejas. Una tensa campaña electoral previa a los más recientes comicios que llevaron a Lenín Moreno, representante del partido de izquierda Alianza PAIS,  a la presidencia a pesar de que los miembros del Movimiento de derecha CREO, presididos por Guillermo Lasso, se proclaman como vencedores, marcó el inicio de una nueva etapa en la vida política del país. 

Lenín Moreno, independientemente de ser ahora el líder de Alianza PAIS, asumió una actitud diametralmente opuesta a la directriz de exclusión y totalitarismo de su predecesor, Rafael Correa. Su convocatoria a un diálogo nacional en el que han podido participar los representantes de los diversos movimientos de la oposición fue el detonante para el comienzo de una serie ininterrumpida de contradicciones entre Moreno y Correa. 

Este último ha interpretado las acciones emprendidas por el actual presidente como una traición a la Revolución Ciudadana, al Partido Alianza PAIS, y a su persona, toda vez que fue su mentor y promotor, con lo que pensó que podía garantizar un continuismo político que le permitiera desde Bélgica –lugar a donde se fue a residir en familia una vez que dejara su cargo en el gobierno– poder manipular todo el acontecer de Ecuador.  

Ante el rotundo fracaso de sus planes, toda vez que Lenín Moreno ha asumido un estilo radicalmente opuesto a la línea política de Correa, la cual estaba matizada por un socialismo a su manera – influenciado por el entusiasmo enfermizo y la personal histeria del difunto venezolano Hugo Chávez, quien a su vez jamás supo la esencialidad teórica de las doctrinas socialistas, sino que se acogió a lo aprendido de un vistazo a través de manuales y pequeños panfletos contemporáneos– el exmandatario se ha vuelto el peor enemigo de Lenín Moreno, por cierto, uno de los pocos enemigos que hasta ahora se ha pronunciado en su contra, y hasta se ha declarado públicamente su principal opositor.

(Presidente Lenin Moreno)

Estas contradicciones alcanzaron su clímax una vez que se conoció sobre una consulta popular que Lenín Moreno ha propuesto realizar, y que hace pocos días el Consejo Nacional Electoral, CNE, después de retener los informes correspondientes durante un largo tiempo, finalmente aprobó su realización el próximo cuatro de febrero. 

La crisis política de Ecuador ha repercutido en todas las instancias, y el CNE no es la excepción. Su presidente, Juan Pablo Pozo, presentó la renuncia el miércoles 29 de noviembre, justo cuando debía aprobar la realización de dicha consulta popular. En su lugar la periodista Nubia Villacís, vicepresidenta del CNE desde 2015, y con participaciones activas dentro de la vida política del país, asumió el cargo de la presidencia el 30 de noviembre. 

La actitud de Pozo ha resultado sobremanera llamativa, justo ahora, cuando no solo tendrá lugar la consulta popular, sino cuando acaba de conocerse ciertas declaraciones hechas por Eduardo Mangas, secretario general de la Administración, y a la vez secretario particular del presidente Moreno, que sugieren que Alianza PAIS no ganó en los pasados comicios, que sus encuestas los daban como perdedores pero el equipo de Correa les aseguraba un triunfo por 15 puntos, hecho que contribuye a la realzar la veracidad de la hipótesis del gran fraude electoral que los colocara en un triunfo que no les correspondía a ellos, sino a la oposición. 

Pero al parecer Rafael Correa ha olvidado esto, y digo olvidado, por cuanto la posibilidad de que lo desconociera es casi imposible. Rafael Correa manipuló todo el proceso eleccionario, y una vez que Alianza PAIS perdiera el escrutinio forzó los resultados que finalmente se mostraron y que contradicen las estimaciones de prestigiosas empresas encuestadoras que declararon vencedores a los representantes de CREO (Creando oportunidades).

¿Por qué digo que ha olvidado este incidente? Pues porque ha tenido la osadía de presentar una denuncia ante la Organización de Estados Americanos, OEA, expresando que en su país existe una alteración del orden constitucional, con lo que acusa a Lenín Moreno por haberse adelantado a la respuesta del CNE, algo que no es una violación, por cuanto, dicha instancia disponía de veinte días para decidir si aceptaba o no la consulta y sus siete preguntas; pero una vez superado el tiempo establecido ( la propuesta fue entregada desde el dos de octubre) para pronunciarse el mandatario procedió debidamente enviando dos decretos ejecutivos para que la autoridad electoral convoque a la consulta popular y referendo. 

La determinación de Moreno se da bajo el argumento legal de que la Corte Constitucional (CC) excedió el término establecido en la ley, por lo que se entiende que el dictamen fue favorable. Y es esto justamente lo que ha utilizado Rafael Correa para atacar una vez más al actual presidente de Ecuador, quien cuenta para el SÍ de su consulta popular con el apoyo de más de 180 alcaldes y con una representación de los sectores más importantes de la oposición ecuatoriana, incluyendo a su propio contrincante en las pasadas elecciones, el político y empresario Guillermo Lasso. 

A Correa no le conviene el esperado Sí de la consulta popular. Esto le impediría su retorno a la vida política de Ecuador, toda vez que las preguntas segunda y tercera le perjudican sobremanera.  Las interrogantes se refieren al cese del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, lo que significa que los siete actuales miembros del consejo cesen de inmediato y que  los nuevos integrantes sean elegidos a través de votación universal y no designados directamente, lo que cuenta con una estimación del  71,1% para ser aceptado en la consulta, así como a eliminar la reelección indefinida, con lo que se pretende la recuperación del mandato de la Constitución de Montecristi, dejando sin efecto la reelección indefinida aprobada mediante enmienda por la Asamblea Nacional, el 3 de diciembre de 2015, lo que cuenta con el apoyo del 66.8%, siendo el tema más polémico de la consulta, y que el excéntrico y prepotente exmandatario ha querido ver como un golpe de estado. 

Luis Almagro, Secretario General de la OEA se pronunció a través de Twitter afirmando: “ExPdte @MashiRafael y @RicardoPatinoECpresentaron denuncias sobre alteración del orden constitucional en #Ecuador y solicitud aplicación CDI @OEA_oficial. Ante ello, Secretaría Gral realizará informe técnico jurídico sobre situación institucional”.

A lo que el Gobierno de Ecuador ha respondido: “El gobierno ecuatoriano expresa su malestar por la publicación del Secretario General de la OEA, Luis Almagro, del 15 de diciembre, en redes sociales, en donde anuncia que la Secretaría General realizará un informe técnico jurídico sobre la situación institucional en el Ecuador ante afirmaciones de terceros de una supuesta alteración del orden constitucional”.

“El Ecuador rechaza toda injerencia en los asuntos internos de los Estados y cualquier forma de intervención, por lo cual reitera el pedido de respeto al orden democrático de todos los países y, en este caso, al derecho del pueblo ecuatoriano a expresar su voluntad en las urnas a través de un referéndum y consulta popular, convocados en irrestricto apego a la Constitución de la República y a la normativa interna, para decidir sobre temas trascendentes de interés nacional”.

Almagro debería ocuparse de hechos como los resultados definitivos de las polémicas elecciones de Honduras - que ya ha dilatado bastante- cuyas acciones de protestas ya han dejado varios muertos y heridos, así como el restablecimiento del orden constitucional en Venezuela, algo que jamás ha logrado en más de dos años de intentos, y dejar a Ecuador en manos de Moreno que hasta el momento solo ha dado muestras de inclusión, democracia y aceptación.  

Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

sábado, diciembre 16, 2017

Cuba. "Es mejor limpiar que mancillar". Dagoberto Valdés publicó una carta dirigida a lKarina Gálvez, sancionada a tres años de privación de libertad, subsidiada por igual período de limitación de libertad, y obligada a trabajar para el Estado en labores de limpieza

Tomado de  https://www.martinoticias.com/

"Es mejor limpiar que mancillar": Dagoberto Valdés a Karina Gálvez

RM
Diciembre 12 de 2017

El opositor cubano Dagoberto Valdés publicó una emotiva carta dirigida a la economista Karina Gálvez, sancionada a tres años de privación de libertad, subsidiada por igual período de limitación de libertad, y obligada a trabajar para el Estado como "auxiliar general" en labores de limpieza.

El fallo del Tribunal Municipal de Pinar del Río contra Gálvez fue por el supuesto "delito de evasión fiscal".

(Equipo de trabajo de Convivencia: DagobertoValdés Karina Gálvez y Yoandy Izquierdo (Archivo)
Compartir)

Valdés divulgó el texto cargado de exhortaciones a Gálvez, a quien le ofreció su apoyo y expresó su admiración. La opositora es miembro fundadora del Centro de Estudios Convivencia que lidera Valdés.

En la carta, Valdés le dice a Gálvez que alguna vez él mismo se vió obligado a trabajar como yagüero.

"Desde esa bendita experiencia que otros consideraron 'castigo' te digo: no hay trabajo que humille al trabajador y todos definen a quien lo impone . Es mejor limpiar que mancillar", escribió Valdés.

A continuación el texto íntegro de la carta:

Querida Karina:

Hoy, 11 de diciembre de 2017, primer día de tu nuevo trabajo, está vez como sancionada, quiero compartir contigo algunos sentimientos y convicciones que muchas veces te he dicho personalmente pero que esta vez resuenan dentro de mí con especial profundidad.

Primero, quiero reiterarte que te admiro por lo que eres y por la consistencia de tu ser. Me uno al orgullo de tu padre Eloy que desde otra dimensión te contempla, con signos elocuentes, como uno de sus dos mejores frutos y coronas. Sabes que tu familia, tu equipo, que es también parte de ella, y todos tus amigo, valoran en su justa medida tu sencillez, tu inteligencia, tu honradez, tu inocencia consciente, tu entrega y tu sensibilidad. Todo lo que has hecho ha sido para el bien, pero aún así, tu ser supera a tu quehacer.

Segundo, ahora que eres “auxiliar general”, y tu contenido de trabajo consiste en limpiar el piso por las mañanas y ayudar de recepcionista por las tardes, me recuerdas el tiempo glorioso de mis diez años de yagüero, que ahora valoro como los mejores y más consistentes de toda mi vida. Desde esa bendita experiencia que otros consideraron “castigo” te digo: no hay trabajo que humille al trabajador y todos definen a quien lo impone. Es mejor limpiar que mancillar. Ya sé que será duro al principio, hasta que la valoración de los mismos que te rodean, y aún de los que te quieren y admiran estando lejos físicamente, te vaya convenciendo de que tus mañanas de “limpieza” pulen tu alma y acrisolan tu voluntad… y que tus tardes de “recepción” abrirán a muchos las puertas de tu corazón acogedor y generoso, reconociendo, poco a poco, tu nuevo oficio de Verónica, enjugando las lágrimas de otros en lugar de ensimismarte en el padecimiento de las propias.

Te parecerá entonces escuchar en el hondón de tu alma aquellas dulces palabras de Jesús de Nazaret: “Bienaventurados ustedes cuando por causa mía los maldigan, los persigan y les levanten todo tipo de calumnias, alégrense, y muéstrense contentos, porque su recompensa será grande en el reino de los cielos.” (Mateo 5, 11-12) o quizá las oigas traducidas como una encarnación de esta valoración de Cristo en tu vida: Bienaventurados ustedes que limpian y acogen porque les aseguro que serán acogidos relucientes en el Reino de los cielos.

Además te comparto muy especialmente, no busques ni explicación, ni razón, ni consuelos tontos, ni en ti, ni entre los que aún no valoran o no conocen a la única razón y consuelo de nuestras vidas que es Dios. Únete conscientemente a la sinrazón redentora de la cruz de su Hijo. Siente con Él, el escarnio de esas gentes y el sudor luminoso de la noche de Gethsemaní, extiende tus brazos para limpiar como la Verónica todo rostro sangrante y abre tu corazón como aquel que atravesó la lanza del soldado, para que salga lo mejor de ti y así compartas la misión corredentora de María, acompañando, comprendiendo yanimando a cuantos se admiran detu sacrificio.

Pero sobre todo: no pierdas esta oportunidad gloriosa y martirial de parecerte a tu único Maestro y Señor. No desperdicies, te lo ruego, quedándote absorta en la superficie, lo que después te darás cuenta que será lo mejor de toda tu vida, aunque ahora te parezca lo más absurdo. No lo vivas a rastras, sino yérguete sobre esa cruz y desde ella dale sentido a tu proyecto de vida, recuerda el libro que tanto leímos, meditamos y repartimos: “El hombre en busca de sentido” de Viktor Frankl, quien lo experimentó desde aquel campo de concentración,

Y ofrece, ofrece, que es la suprema forma de oración. Ofrece cada mañana, cuando emprendas el camino de tu calvario, ofrece tu sacrificio por Cuba, por su Iglesia, por la felicidad y la prosperidad que todos esperamos. Ofrece ser “auxiliar” para que tu “limpieza” y auxilio, contribuya a limpiar los corazones de todos los cubanos, especialmente de los que han intentado mancharte con una desmesurada “sanción”. Ofrece ese pequeño martirio civil, silencioso y cotidiano, en primer lugar, por los que te han interrogado, reprimido y condenado, y repite con Jesús, aún sin palabras: “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen” (Lucas 23,34).

Pero, recuerda siempre que después, cuando pase el tiempo del dolor humano que saca fuera el “Dios mío, Dios mío, por qué me has abandonado”(Mateo 27, 46); cuando pase el acto supremo del ofertorio: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu” para que pueda ser yo misma hasta el final (cf. Lucas 23,46); cuando pase estos tiempos de tinieblas, vendrá inexorablemente, casi imperceptible pero absolutamente seguro, el amanecer de la resurrección de Cristo y de Cuba, y resonarán aquellas gloriosas palabras del ángel a unas pocas mujeres, valientes como tú: “¿Por qué buscan entre los muertos al que vive, Él ha resucitado.” (Lucas 24,5). Cuba también resucitará.

Lo sabemos, lo creemos y lo proclamamos, sobre todo con nuestras vidas, todos los que hemos puesto el sentido de nuestra existencia y toda nuestra esperanza en Dios, único Señor del tiempo y de la Historia.

En este camino silencioso y glorioso que hoy emprendes, te ruego que no olvides a tus padres, a tu hermana, a tu cuñado y a tus sobrinos que serán los que mejor comprenderán esta historia porque saben que, aunque parezca lo contrario, “nadie te quita la vida”, sino que eres tú quien “la entregas voluntariamente” (cf. Juan 10,18). Ruega también por tus hermanos y hermanas del Centro de Estudios Convivencia a los que, como a partir de hoy lo harás de otra forma, has servido y trabajado como “auxiliar general”, ofreciendo tres veces tu casa, limpiando, acogiendo, enseñando, pensando, proponiendo. Y lo seguirás haciendo, aún cuando lo que te dejen hacer sea “ser y estar”. Y ruega por Cuba, tu querida patria, a la que has entregado lo mejor de tu vida. Ella te contempla orgullosa, aunque ahora te parezca que calla. Para ella y para todos sus hijos de la Isla y de la Diáspora, amanecerá el día de su total liberación.

Mientras tanto y siempre, cuenta con la compañía, el apoyo, el cariño y la admiración de tu hermano y amigo “el yagüero”.

Te quiere tal como eres y serás,

Dago

Hasta el próximo lunes, si Dios quiere.

Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Alberto Benegas Lynch: La influencia de Antonio Gramsci: Educacion y Socialismo. La instauración del Comunismo a través no de la lucha de clases si no a través de la Cultura. Su temprana aplicación en la Cuba tiranizada por los Castro

Nota del Bloguista de Baracutey Cubano

Es importante puntualizar que en Cuba antes del triunfo de la revolución de 1959 había educación gratuita  desde la escuela primaria hasta la universitaria.   En los años 50 del pasado siglo más del 20% de la matrícula de la Universidad de La Habana eran matrícula gratis pese a que la carrera más  costosa era la de Medicina  con un costo de 70 pesos cubanos anuales   (incluyendo 5 pesos por el uso del estadiun universitario)  y el pago se podía hacer en tres cuotas. También existía educación privada. El Estado cubano en esa época era uno de los Estados de América Latina que  dedicaba, de su presupuesto anual, el mayor porciento a la Educación de sus habitantes.

FIDEL CASTRO RUZ EN EL DISCURSO PRONUNCIADO EN CONMEMORACION DEL XX ANIVERSARIO DEL ATAQUE AL CUARTEL MONCADA  EL 26 DE JULIO DE 1973 EXPRESÓ: En la educación está el instrumento fundamental de la sociedad para desarrollar los individuos integrales capaces de vivir en el comunismo. 
 ********************
La influencia de Antonio Gramsci: Educacion y Socialismo

Por Alberto Benegas Lynch (h)

Estimo que nada ha influido más sobre el corazón del mundo moderno que los escritos y la consiguiente estrategia gramsciana. Desafortunadamente muchos son los que se quejan de los sucesos del momento pero muy pocos los que contribuyen a revertir la situación estudiando y difundiendo los principios y valores sobre los que descansa una sociedad abierta.

En la colección de sus escritos bajo el título de La ciudad futura Gramsci apunta que “Algunos lloriquean compasivamente, otros maldicen obscenamente, pero nadie o muy pocos se preguntan: si yo hubiera cumplido con mi deber, si hubiera tratado de hacer valer mi voluntad, mis ideas ¿hubiera ocurrido lo que pasó? […] Odio a los indiferentes porque me molesta su lloriqueo de eternos inocentes. Pido cuentas de cada uno de ellos por como ha desempeñado el papel que la vida le ha dado y le da todos los días, por lo que ha hecho y, sobre todo, por lo que no ha hecho”.

(Antonio Gramsci)

Desde la perspectiva liberal (y desde muchas otras) todo ser humano está interesado en que se lo respete, ergo, todos (cada uno) tenemos la responsabilidad ineludible e indelegable de contribuir a explicarnos y a explicar los fundamentos de una sociedad en la que prevalezca el respeto recíproco. Es irrelevante a que nos dediquemos en la vida, esta faena no es tarea solo de filósofos sino también de quienes se dedican a la danza, la pintura, el derecho, la economía, la mecánica o la literatura. Todos necesitamos para sobrevivir el cuidado y la garantía a nuestras autonomías individuales.

Antonio Gramsci era marxista, por ende, no consideraba el resguardo de la propiedad de cada cual como parte del respeto recíproco (Marx y Engels consignaron que “pueden sin duda los comunistas resumir toda su teoría en esta expresión: abolición de la propiedad privada”), pero el pensamiento citado más arriba ilustra los esfuerzos realizados en pos de un ideal, el ideal del colectivismo que ha desembocado en los atropellos más brutales a los derechos de las personas. Debido a las enseñanzas gramscianas, estas ideas son las que de un tiempo a esta parte han tenido mayor éxito en el llamado mundo libre. El eje central de Gramsci puede resumirse en su frase: “Tomen la educación y la cultura y el resto se dará por añadidura”. Es a esto a lo que se refiere el premio Nobel en economía Friedrich Hayek cuando escribe en Intellectuals and Socialism que los liberales deben tomar como ejemplo las permanentes y persistentes tareas educativas de los socialistas. Ese fue el sentido de la insistente proclama de los Padres Fundadores en Estados Unidos en cuanto a que “el precio de la libertad estriba en su eterna vigilancia”.

Los apurados de siempre pretenden buscar atajos y coartadas que no existen y, para no proceder en consecuencia, se escudan en el lugar común de sostener que “la educación es a largo plazo” sin percatarse que se han dejado vencer infinidad de plazos y que como ha dicho Mao Tsé-Tung “la marcha más larga comienza con el primer paso”. El asunto no es endosar la responsabilidad a otros, se trate de la llamada oposición o de políticos en el Ejecutivo, sino de preguntarse que hace uno todos los días para contribuir con un granito de arena a despejar telarañas mentales.

Gramsci sugiere el establecimiento de una contra-hegemonía cultural que nazca del proletariado (cosa en la que Lenin descreía y que los hechos le dieron una y otra vez la razón) al efecto de arremeter contra la educación burguesa (una intelligentsia “orgánica” para oponerse a la tradicional). En otros términos influir sobre la cultura (“guerra de posición”) para tomar el poder (“guerra de momento”), lo cual no significaba adherir a todo lo dicho por Marx, por ejemplo, en “La Revolución contra Das Kapital”, Gramsci sostenía que la sublevación de octubre demostró que no es necesario esperar la maduración del capitalismo para establecer el socialismo.

En la selección de trabajos de Gramsci publicados bajo el título de Los intelectuales y la organización de la cultura el autor se detiene a considerar en detalle las estrategias de penetración en revistas, periódicos, centros de estudio, bibliotecas populares, escuelas, universidades y academias en el contexto de referencias históricas y del análisis de diferentes tipos de audiencias y lectores para concluir que lo que existe refleja “cementerios de la cultura” y que “el objetivo es obtener una centralización de la cultura y un impulso de la cultura nacional”. Y en los ensayos recopilados en  Antología, Gramsci -la mayor parte escritos desde la cárcel fascista y muchas veces entre vómitos de sangre debido a su precaria salud- alienta a los revolucionarios de todos las épocas al manifestar que “Es en verdad admirable la lucha que lleva la humanidad desde tiempos inmemoriales, lucha incesante con la que se esfuerza por arrancar y desgarrar todas las ataduras”.

La mayor parte de mis amigos que han abandonado el socialismo para abrazar el liberalismo confiesan que uno de sus autores favoritos era precisamente Antonio Gramsci puesto que sin bombas ni metralletas aconsejaba el recorrido cultural y educativo como el arma más potente para implementar el socialismo. Paradójicamente, las recetas de quien sufriera las persecuciones y encierros de Mussolini se han convertido de facto en políticas fascistas por doquier. Esto es, en lugar de seguir el camino más directo de expropiar la propiedad de modo completo se opta por permitir el registro a nombre de particulares pero el aparato estatal usa y dispone del flujo de fondos.

La misma paradoja se presenta en el ahora célebre panfleto de Stéphane Hessel que sirve de base a los “indignados” del mundo: el autor fue apresado por los criminales de la Gestapo y escapó milagrosamente de Buchenwald y, sin embargo, aconseja el programa económico de sus captores nacional-socialistas, léase el férreo control y administración de las empresas más relevantes por parte de los gobiernos. Es a raíz de influencias de este tipo que los “indignados” piden más de lo mismo a pesar de que un Leviatán elefantiásico les succiona el fruto de sus trabajos, el cual  se endeuda de modo astronómico, establece presiones tributarias crecientes, impone regulaciones asfixiantes, revela déficit alarmantes, alienta sistemas bancarios insolventes, promueve legislación que expulsa del mercado a los que más necesitan trabajar y, como si esto fuera poco, financia a manos llenas con recursos de otros a empresarios irresponsables, ineptos o las dos cosas al mismo tiempo.

Ya escribí antes en estas mismas columnas un extenso artículo donde mostraba el íntimo parentesco entre “derechas” e “izquierdas” y su común odio al liberalismo (y no digo “neoliberalismo” puesto que se trata de una etiqueta que ningún intelectual serio de esta época asume). Tal vez el meollo de la cuestión resida en la incomprensión respecto a las causas de las condiciones de vida de la gente. Se trata de contar con marcos institucionales civilizados, es decir respetuosos del derecho de todos, lo cual significa descartar los discursos de pretendidos brujos que compiten desde los más variados flancos para manejar a su antojo las vidas y las haciendas de los demás. Por esto es que Juan Bautista Alberdi al referirse a nuestra Constitución fundadora subrayaba que “no bastaba reconocer la propiedad como derecho inviolable. Ella puede ser respetada en su principio y desconocida y atacada en lo que tiene de más precioso: en el uso y disponibilidad de sus ventajas […] El ladrón privado es el más débil de los enemigos que la propiedad reconozca. Ella puede ser atacada por el Estado en nombre de la utilidad pública”.

Esos marcos institucionales permiten atraer inversiones que hacen de apoyo logístico al trabajador para elevar su productividad. No es lo mismo arar con las uñas que hacerlo con un tractor y no es lo mismo pescar a cascotazos que hacerlo con una red para tal fin. Los salarios no son más altos en Canadá que en Angola debido a la generosidad de los empleadores canadienses sino que están obligados a pagar sumas mayores como consecuencia de las mayores tasas de capitalización.

Por último, y sin pretender que con esta nota periodística se agoten los innumerables temas respecto al debate socialismo-liberalismo, es de interés destacar que, en un mercado abierto, la tendencia al igualitarismo crematístico atenta contra el nivel de vida de los más necesitados puesto que los factores de producción se asignan allí donde se atiende mejor la demanda. En esta línea argumental, el que da en la tecla obtiene ganancias y el que yerra incurre en quebrantos. Este cuadro de situación queda por completo distorsionado cuando los amigos del poder hacen negocios en los despachos oficiales, en cuyo caso los patrimonios resultantes son fruto de una gravísima explotación a los consumidores.

DISCURSO PRONUNCIADO POR EL COMANDANTE FIDEL CASTRO RUZ, EN LA CONCENTRACIÓN PARA CELEBRAR EL   IV ANIVERSARIO DE LA INTEGRACIÓN DEL MOVIMIENTO JUVENIL CUBANO, EN LA CIUDAD ESCOLAR “ABEL SANTAMARÍA”, SANTA CLARA, EL 21 DE OCTUBRE DE 1964.

Pero no es solo un problema de educación política, no es solo un problema de educación económica, es también un problema de educación moral.  Todos los hombres no se comportan siempre igual.  En un grupo de diez hombres, en cualquier grupo de diez hombres, siempre se encontrarán un hombre que es el primero y siempre se encontrarán un hombre que es el último; en todo grupo de diez hombres siempre se encontrarán uno que es el más generoso de todos, uno que es el mejor compañero de todos, uno que es el más sacrificado de todos, y siempre se encontrarán otro que es el menos generoso de todos, que es el menos sacrificado de todos, que es el más egoísta de todos.  Y eso es lógico, la naturaleza humana no produce a todos los hombres exactamente iguales.  Hay solo una cosa que puede hacer a todos los hombres más o menos iguales, hay solo un medio de hacer que todos los hombres se semejen, y ese medio es la educación.

La educación es el único medio capaz de ir creando en el hombre, desde que empieza a tener uso de razón, una conducta social, una conducta moral; la educación es lo único capaz de hacer que los hombres sean mejores, es lo único capaz de hacer que los hombres puedan variar una inclinación del mal hacia el bien
.
********
En Cuba la educación no es gratuita
********
No es gratuita la educación en Cuba. Por la sencilla razón de que nada que se entregue a condición es gratuito, afirma el autor de este artículo
********
Por Félix Luis Viera
Miami
31/08/2017
La ensayista cubana Graziella Pogolotti (GP), residente en la Isla, ha dado a conocer en el diario Granma —como toda la prensa autorizada en Cuba, en la nómina salarial del Gobierno— del pasado 27 de agosto un artículo titulado “Colores de otoño”, cuyo tema fundamental es destacar la gratuidad de la instrucción escolar en Cuba (que “educación” podría ser otro asunto).
De un total de 998 palabras, GP dedica las primeras 135 a expresar la diferencia existente entre “los habitantes del trópico” y aquellos de los “países templados”; en lo que se refiere a la carencia del otoño para los primeros y cómo “el otoño alienta una atmósfera de melancolía” en los segundos.
“Y, sin embargo, para los cubanos, septiembre tiene colorido especial”, afirma GP, pues en este mes “los uniformes escolares vuelven a invadir las calles”.
Hasta aquí el texto es bonito, idealista quizás, romántico en parte, égloga o madrigal tal vez.
Más adelante, la autora se lanza a lo que iba: “El acceso universal y gratuito a la educación es uno de los logros de la Revolución Cubana reconocidos universalmente”.
No es así como ella afirma. No es gratuita la educación en Cuba. Por la sencilla razón de que nada que se entregue a condición, es gratuito.
En Cuba el acceso a la instrucción escolar está condicionado por una ideología. De manera que podríamos afirmar que, más que gratuita, es obligatoria.
Obligatoria por cuanto el estudiante, desde niño, no tiene más alternativa que asistir a las escuelas de Estado. De un Estado totalitario que impone a los alumnos la política que le es afín.
De tal modo que, desde niño, desde el preescolar, el estudiante debe portar una pañoleta que lo destaca como alguien definido a favor de la Revolución, el castrismo, el comunismo —que todo esto viene siendo lo mismo.
Desde esa edad, además, el estudiante, cada mañana antes del inicio de las clases debe jurar con la mano en alto: “¡Seremos como el Che!”. Es decir, jurar en favor del comunismo. O lo que es lo mismo, que será guerrillero, antiimperialista, invasor de otras geografías, etcétera.
Lo antes dicho es un cobro, y bastante caro, de la educación que reciben aquellos niños. Puesto que aún tienen que mentir en caso de que sientan ser como sus padres, o como Víctor Hugo o como Rocky Marciano.
Y más caro aún. El niño, que ya forma parte de la Organización de Pioneros de Cuba, de donde se supone que algún día tomará el camino de la Unión de Jóvenes Comunistas de Cuba, de donde se supone que algún día tomará el camino del glorioso Partido Comunista de Cuba… el niño, decía, está en el deber de asistir a las “actividades políticas” que se realizan en su escuelita. De lo contrario, su expediente podría quedar manchado desde tan temprana edad. Y con un expediente “flojo” en lo que se refiere al “aporte a la patria” (la patria es el Gobierno), el niño, ya grandecito, y ya joven, puede verse en problemas. Podría encontrarse en situación desventajosa a la hora de clasificar para determinada carrera estudiantil o para otra consecución a la que aspire.
Por lo antes dicho, es habitual que las maestras y maestros de primaria anuncien al niño que, si no viene a la “actividad” del sábado, le pondrán la falta en el expediente. El niño se lo comunica a los padres y estos le dicen al niño que asista, resista y no replique de ninguna manera.
Lo anterior no obsta para que el niño, cuando ya sea un joven, arme una balsa y emprenda la travesía por el Estrecho de la Florida. Tantos… cientos y cientos de miles lo han llevado a cabo…
De modo que la instrucción escolar no es gratuita… tiene el estudiante que asimilar por lo menos una buena porción del cartapacio político que le vayan inoculando durante el viaje (o al menos fingir que la asimila).
Pero hoy en día la educación es un poco más barata que hace unos años, cuando aún existían la Escuela al Campo y la Escuela en el Campo.
En el primer caso los alumnos de secundaria básica tenían que asistir desde 15 días a un mes, en cada curso escolar (son 3), a labores en el campo. Internados.
En el segundo, los estudiantes —y las estudiantes— de preuniversitario, de modo obligatorio, debían realizar sus estudios internados en escuelas ubicadas en zonas rurales, donde en la mañana recibían clases y en la tarde trabajaban la tierra. Les concedían pase de salida cada 15 días.
Para narrar las consecuencias negativas que ambas modalidades trajeron para la sociedad en el orden moral, ético o cívico se necesitarían cientos y cientos de cuartillas.
En el caso de los estudiantes universitarios, debían destinar 15 días de sus vacaciones (en el verano antillano) al trabajo en zonas agrícolas.
Los programas de estudios, sobre todo en las asignaturas de Historia y Humanidades en general, se hallan acomodados de tal forma que aúpen la ideología comunista y el devenir de la Revolución. Así tenemos que en estas materias se encuentran censurados autores notables mientras se sobrevaloran los que se avienen con el orden establecido. De igual manera, los hechos de la historia nacional están manipulados para exaltar las “virtudes” del comunismo en Cuba, lo cual, lógicamente, requiere la mutilación de sucesos trascendentes que no sean del gusto del Gobierno.
Aún en la actualidad ocurren expulsiones de las universidades: las de aquellos alumnos que se manifiesten, si bien de manera pacífica, en desacuerdo con los “preceptos de la Revolución”. Y digo “aún hoy” porque desde varias décadas atrás, esgrimiendo la consigna “La universidad es para los revolucionarios”, nadie podría calcular cuántos miles de estudiantes fueron “purgados” e igualmente cuántos miles no pudieron realizar estudios universitarios y cuántos debieron aceptar una carrera que no se relacionaba con su vocación.
De cualquier manera, los cubanos, en los últimos 58 años, tanto en los grados primarios como en la educación media y superior, como decíamos antes han tenido que aceptar la “educación gratuita” aplicada por un Estado totalitario que impone sus reglas, su política, su ideología.
O sea, no han tenido más opción.
De nuevo, la pregunta: ¿realmente es gratuito algo que se entrega a cambio de lo que fuere? ¿Prodigamos algo en verdad desinteresadamente si exigimos que se cumplan nuestras normas?
Eso de que “El acceso universal y gratuito a la educación es uno de los logros de la Revolución Cubana” es algo fuera de tiempo. Pasado de moda. Muy viejo. En el último medio siglo el tema de la instrucción escolar, de la educación ha sido prioridad de innumerables países. El desarrollo en este aspecto ha resultado considerable y, de ningún modo, se ha obligado a los estudiantes a profesar determinada ideología o no se la ofrecido más opción que las escuelas o universidades estatales.
En los inicios de la década de 1960 se afirmó que Cuba, en unos pocos años, alcanzaría el mismo nivel de vida que Suecia o Estados Unidos. Hoy, quisiéramos los cubanos contar en nuestro país con las condiciones materiales y de otro tipo existentes en las escuelas y universidades públicas del país del Norte; si bien, claro, en montos proporcionales.
En “Colores del otoño”, GP, en otro orden de cosas, expresa: “Opera [el poder económico del capitalismo, el neoliberalismo] también mediante la universalización del dogma (…) de formulación de expectativas de vida, de siembra de valores y de construcción de mentalidades”.
“Dogma”, “construcción de mentalidades”, “formulación de expectativas de vida”… ¿De qué lugar estamos hablando? ¿Acaso no es de Cuba?
Bueno y ya con esta me despido… Así van las cosas…
Referencia:
    http://www.granma.cu/opinion/2017-08-27/colores-de-otono-27-08-2017-20-08-06 .
.

Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...